Instituto Médico Platense

Excelencia en Medicina al servicio de la Comunidad

412 0900

425 8394

425 8390

Menu

La FDA alertó sobre el uso de ivermectina

imagen

El controvertido fármaco antiparasitario había sido promocionado como un posible tratamiento para el SARS-CoV-2 al comienzo de la pandemia. Qué dicen ahora la agencia reguladora de EEUU y los especialistas

La ivermectina, un fármaco antiparasitario comúnmente utilizado para el ganado, no debe tomarse para tratar o prevenir el COVID-19, dijo el sábado la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés). La advertencia se produjo un día después de que el Departamento de Salud del Estado de Mississippi emitiera una declaración similar en respuesta a los informes de que un número cada vez mayor de personas estaban usando el medicamento para prevenir una infección por el nuevo coronavirus.

Algunos estudios del año pasado estimularon el uso de la droga contra el COVID-19, especialmente en América Latina. Pero los Institutos Nacionales de la Salud (NIH) dijeron en febrero que la mayoría de los estudios relacionados con la ivermectina y el coronavirus “tenían información incompleta y limitaciones metodológicas significativas”, incluidos tamaños de muestra pequeños y medidas de resultado del estudio que a menudo no estaban claras. En la misma línea, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) desaconsejó en marzo la utilización del antiparasitario en la prevención o el tratamiento del coronavirus por fuera de ensayos clínicos controlados.

En Mississippi, donde solo el 37% de la población está completamente vacunada, más de dos tercios de las llamadas recientes realizadas al centro de control de intoxicaciones del estado estaban relacionadas con la ingestión de “formulaciones animales de ivermectina compradas en centros de suministro de ganado”, manifestaron desde el departamento de salud en un comunicado de prensa.

La ivermectina, que también está formulada para ser utilizada por personas para tratar gusanos parasitarios, había sido promocionada de manera controvertida como un posible tratamiento del COVID-19 al comienzo de la pandemia, pero estudios recientes encontraron que la eficacia del fármaco contra el coronavirus es escasa y la FDA no ha aprobado el fármaco para el tratamiento de la enfermedad.

En Twitter, la FDA fue más declarativa en su advertencia: “No eres un caballo. No eres una vaca. En serio, todos ustedes. Paren”. La agencia del Gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos, medicamentos, cosméticos, aparatos médicos, productos biológicos y derivados sanguíneos dijo que ha recibido varios informes, incluidos algunos en el estado de Luisiana, de personas que “han requerido apoyo médico y han sido hospitalizadas después de automedicarse con ivermectina para caballos”. “Tomar grandes dosis de este medicamento es peligroso y puede causar daños graves”, advirtió la FDA.

El Departamento de Salud del Estado de Mississippi alertó a sus residentes de que “los medicamentos para animales están altamente concentrados para los animales grandes y pueden ser altamente tóxicos para los humanos”. Algunos de los síntomas asociados con la toxicidad de la ivermectina incluyen erupción cutánea, náuseas, vómitos, dolor abdominal, trastornos neurológicos y hepatitis potencialmente grave que podría requerir hospitalización, dijeron funcionarios de salud de Mississippi. El estado en el sur de los EEUU, que ha experimentado un aumento en los casos recientemente, reportó 5.048 casos el pasado viernes. Las tasas de hospitalización y mortalidad también han aumentado.

Pero, ¿qué es la ivermectina y cómo se usa? Las tabletas de ivermectina están aprobadas por la FDA para tratar a personas con estrongiloidiasis intestinal y oncocercosis, dos afecciones causadas por gusanos parasitarios. Además, algunas formas tópicas (en la piel) de ivermectina están aprobadas para tratar parásitos externos como los piojos y para afecciones de la piel como la rosácea. Algunas formas de ivermectina se utilizan en animales para prevenir la dirofilariosis y ciertos parásitos internos y externos.

 

¿Cuándo puede ser peligroso tomarla? La FDA no ha revisado datos que respalden el uso de ivermectina en pacientes con COVID-19 para tratar o prevenir COVID-19; sin embargo, se están realizando algunas investigaciones iniciales. Tomar un medicamento para un uso no autorizado puede ser muy peligroso. Esto también se aplica a la ivermectina.

Es importante tener en cuenta que estos productos para animales son diferentes de los que se usan para las personas. Por un lado, los medicamentos para animales suelen estar muy concentrados porque se utilizan para animales grandes como caballos y vacas, que pueden pesar mucho más que nosotros, una tonelada o más. Dosis tan elevadas pueden ser muy tóxicas para los seres humanos.

Además, la FDA revisa los medicamentos no solo por la seguridad y eficacia de los ingredientes activos, sino también por los ingredientes inactivos. Muchos ingredientes inactivos que se encuentran en productos animales no se evalúan para su uso en personas. O se incluyen en una cantidad mucho mayor que las que se utilizan en las personas. En algunos casos, no sabemos cómo afectarán esos ingredientes inactivos cómo se absorbe la ivermectina en el cuerpo humano.

Según el infectólogo Lautaro de Vedia, ex presidente de la Sociedad Argentina de Infectología (SADI), “sigue sin haber evidencia científica que sugiera una utilidad de esta droga en el tratamiento del COVID-19. Esto no significa que no deba seguir investigando, y posiblemente se pueda usar la droga pero solo en contexto de investigación”.

“Es importante recordar que la ivermectina no es una droga inocua y aún a dosis terapéuticas puede provocar efectos adversos, los cuales, si bien son mayormente leves, a veces pueden llegar a ser graves. Tal como lo recomienda la SADI, no debería usarse para el tratamiento y/o profilaxis del SARS-CoV-2, al margen de estudios bien diseñados, debidamente registrados, y que sean éticamente aceptables”, precisó.

 

Mientras tanto, las formas efectivas de limitar la propagación del COVID-19 continúan siendo usar mascarillas, mantenerse al menos a dos metros de de distancia de otras personas que no viven con usted, lavarse las manos con frecuencia y evitar las multitudes.

 

Infobae