Instituto Médico Platense

Excelencia en Medicina al servicio de la Comunidad

412 0900

425 8394

425 8390

Menu

Cáncer de mama: La prevención es el mejor tratamiento

imagen

El Día contra el Cáncer de Mama que se celebra el 19 de octubre refuerza el compromiso social para ganar la batalla al tumor más frecuente en las mujeres

 

El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres. Es una enfermedad grave que se puede curar si se detecta a tiempo. Según datos del Instituto Nacional del Cáncer (INC), se estima que una de cada 8 mujeres tendrá cáncer de mama a lo largo de su vida. Más de 19.000 personas sufren este tipo de tumor cada año y son más de 5.600 las que mueren. Cifras que al acercarse el 19 de octubre, Día contra el Cáncer de Mama Mundial, nos recuerda la importancia de concientizar a la sociedad sobre la prevención y el diagnóstico precoz como principales armas para ganar la batalla a este tumor. 

Aunque si bien son las mujeres las más vulnerables a padecer este tipo de tumor (99%), en un 1% de los casos sucede en hombres. La edad en la que mayoritariamente afecta a las mujeres es entre los 45 y 70 años. El conocimiento de esta enfermedad, la detección precoz y el avance en los tratamientos ha permitido mejorar notablemente la supervivencia media del cáncer de mama tras cinco años, alcanzando el 86% y, en algunos tipos, por encima del 90%.

Conocer los factores de riesgo

El factor de riesgo más importante es la edad. Es un tumor frecuente a partir de los 45 años. También la probabilidad de desarrollar un cáncer de mama se ve afectada si hay antecedentes personales o familiares, tratamientos con hormonas, como estrógenos o progesterona por mucho tiempo o con radioterapia en tórax, menarca a edades tempranas o embarazos a edades tardías o nunca haber amamantado. Existen otros factores que también aumentan el riesgo y sobre los cuales se puede intervenir, como el sobrepeso, el sedentarismo, el tabaquismo, el consumo de alcohol sin límite, la dieta rica en grasas.

El cáncer hereditario representa alrededor del 5 al 10% de todos los tumores de mama. Los genes más frecuentemente alterados se llama BRCA 1 y BRCA2. Son más comunes en ciertos tipo étnicos.

Detección precoz

La detección precoz es esencial para aumentar las probabilidades de curación. De ahí la importancia de prestar atención a los cambios que se pueden producir en la glándula mamaria a lo largo de la vida, principalmente enfocando en la importancia en la mamografía,  a realizar a partir de una determinada edad, y teniendo en cuenta los factores de riesgo de cada mujer, y la autoexploración mamaria para ser practicada en el lapso entre los estudios anuales. Otras medidas preventivas que también están en nuestras manos es la de adoptar hábitos saludables (cuidar la alimentación y evitar el tabaco y el alcohol). Entre los factores de riesgo también hay que tener en cuenta la herencia genética y el sobrepeso.

La mamografía es la prueba más eficaz para la detección precoz del cáncer de mama. La mamografía no solo ayuda a detectar hasta el 95% de los tumores, sino que la detección precoz permite a cerca del 70% conservar el pecho, con cirugías menos invasivas y traumáticas. 

Señales de alerta

El cáncer de mama en su fase inicial puede ser asintomático, si bien pueden aparecer algunas señales que no debemos subestimar como la aparición de tumores o bultos en los senos; el cambio de forma, tamaño o textura de las mamas y el pezón; supuración de líquido del pezón o la retracción del mismo. Es muy importante que cada mujer conozca bien los cambios fisiológicos y normales de su cuerpo.

Después de los 25 años, lo mejor es que un especialista explore las mamas anualmente. Y a partir de los 40 años de edad, es conveniente que se someta periódicamente a una mamografía.

Si se aprecia alguna de estas señales de alerta se recomienda acudir con rapidez al médico, el único capacitado para valorar por medio de pruebas específicas, como la mamografía, ecografía o resonancia magnética si se trata de un cáncer de mama.

Recibir un diagnóstico de cáncer es un duro golpe que puede colocarnos en estado de shock. Es muy importante que el miedo no nos paralice. Hay que concurrir inmediatamente a la consulta con equipos multidisciplinarios de atención, formados por ginecólogos, oncólogos médicos, cirujanos, radiólogos, oncólogos radioterapéuticos, enfermeros, psicólogos quienes se encuentran capacitados para ofrecer el mejor tratamiento para este tipo de enfermedades.

Dr Fabiana Marmissolle 

Especialista Jerarquizada en Oncología Clínica
Jefe Hospital de Dia - IMP