Recomendaciones del Doctor | IMP

Instituto Médico Platense

Excelencia en Medicina al servicio de la Comunidad

412 0900

425 8394

425 8390

Menu

Cardiodesfibriladores bajo la piel

imagen

El Instituto Médico Platense es la primera institución sanitaria privada en contar con una moderna aparatología que permite estas intervenciones quirúrgicas.

Una intervención en el pecho, cerca del corazón y debajo de la tetilla izquierda, con una incisión de ocho centímetros entre la piel y el músculo: esa es la forma con la que en La Plata ahora se implanta un moderno sistema de desfibrilación que monitorea el ritmo cardíaco.

El Instituto Médico Platense, con un equipo encabezado por el Dr. Federico Zabala, es la primera institución privada de la Ciudad que cuenta con la aparatología necesaria para hacer esta intervención. Se trata de un equipo de navegación tridimensional cardíaca que se utiliza el tratamiento de arritmias cardíacas complejas, como la fibrilación auricular y la taquicardia ventricular. 

Posibilita realizar ablaciones por radiofrecuencia con reconstrucción tridimensional anatómica de las cavidades cardíacas, permitiendo dar tratamiento por catéter de patologías arrítmicas específicas.

Una vez aplicado, el dispositivo regula el ritmo cardíaco con un diminuto cable que se introduce por debajo de la piel y adelante del corazón. Tiene el tamaño de una tarjeta y controla el ritmo del corazón, si se presenta una arritmia grave, realiza una descarga eléctrica que evita el paro cardíaco o la muerte súbita.

Los cardiodesfibriladores implantables se utilizan habitualmente en la práctica cardiológica para proteger a pacientes en riesgo de presentar muerte súbita. Tradicionalmente, estos dispositivos se colocan dentro de las cavidades del corazón a través de las venas del paciente. El dispositivo implantado se coloca sin necesidad de implantar catéteres dentro del corazón.

El aparato almacena en su memoria los patrones eléctricos del corazón, es decir la frecuencia cardiaca que tuvo el paciente en cada hora del día, y registra episodios arrítmicos relevantes. Con esa información, que el cardiólogo puede leer en una computadora a través de un sistema remoto que tiene el dispositivo, realiza un seguimiento directo y adecuado dirigido a cada paciente.

Las ventajas de este novedoso método se basan en una mayor tecnología, además de un menor riesgo de infección y daño vascular que un procedimiento estándar por vena, y permite evaluar de forma remota la evolución del paciente.

 

Revista CCyS