Instituto Médico Platense

Excelencia en Medicina al servicio de la Comunidad

412 0900

425 8394

425 8390

Menu

Día Mundial contra la Hepatitis

imagen

La hepatitis puede cursar sin síntomas durante años, se recomienda hacer el estudio disponible en hospitales y centros de salud, al menos una vez en la vida.

El 28 de julio de cada año, la Organización Mundial de la Salud (OMS) conmemora el "Día Mundial contra la Hepatitis", con el objetivo de acrecentar la sensibilización y la comprensión de la hepatitis viral y las enfermedades que la misma provoca. La fecha tiene que ver con el nacimiento de Baruch Samuel Blumberg (Nueva York, 28 de julio de 1925) fue un científico estadounidense que obtuvo el Premio Nobel en Medicina en 1976 por sus hallazgos sobre "el origen y diseminación de las enfermedades infecciosas". Blumberg identificó el virus de la Hepatitis B (1967), y posteriormente desarrolló su vacuna.

El Día Mundial contra la Hepatitis, el 28 de julio, es una oportunidad para redoblar los esfuerzos nacionales e internacionales de lucha contra esta enfermedad e instar a los asociados y a los Estados Miembros a que presten su apoyo a la aplicación de la primera Estrategia Mundial del Sector de la Salud contra las Hepatitis Víricas para 2016-2021, aprobada en la 69a Asamblea Mundial de la Salud, en mayo de 2016. La estrategia es eliminar para 2030 toda causa de hepatitis que sean producidas por virus.

Las infecciones por hepatitis virales se han extendido y afectan a 400 millones de personas en todo el mundo. A nivel mundial, alrededor de 1.4 millones de personas mueren cada año a causa de ésta enfermedad.

El mensaje para este año es: “¡Eliminemos la Hepatitis!”

- Este día es una oportunidad para fortalecer medidas específicas como:

1- Actividades de prevención: Campañas de concientización para sexo seguro, uso de preservativos, Normas de bioseguridad

2- Detección y control de la hepatitis viral y sus enfermedades conexas: testeo serológico de la mujer embarazada y aquella población adulta que presente condiciones de riesgo

3- Aumentar la cobertura de vacunación contra la hepatitis B

Nuestro país tiene incorporada la vacuna contra hepatitis B en el Calendario Nacional de Vacunación de manera universal para todos los habitantes. De tal forma, que aquellas personas que aún no iniciaron el esquema de vacunación, o aquellas que necesiten completarlo, podrán hacerlo gratuitamente en cualquier vacunatorio público.

 1 de cada 12 personas en el mundo tiene hepatitis B o C y la mayoría no lo sabe.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la hepatitis viral es la séptima causa de muerte en el mundo, por delante de los accidentes viales, HIV o diabetes. En Argentina, el Ministerio de Salud de la Nación estima que cerca de 800.000 personas, el 2% de la población, se encuentran infectadas con los tipos B y C y la mayoría de ellas no lo sabe por no tener síntomas.

Esta enfermedad puede prevenirse con vacunación en los casos A y B y con nuevos tratamientos puede lograrse la cura del tipo C. En este caso, se trata de Antivirales llamados, genéricamente, de acción directa.

- Hepatitis virales

La hepatitis es la inflamación del hígado, provocada en la mayoría de los casos por una infección causada por cinco virus principales: A, B, C, D, E. La hepatitis también puede deberse a otras infecciones, sustancias tóxicas (por ejemplo, el alcohol o determinadas drogas) o enfermedades autoinmunitarias.

La OMS hace este llamamiento cuya atención se centra este año en la lucha contra la hepatitis B y C. Estas dos variantes de la enfermedad causan aproximadamente el 80% de los casos de cáncer de hígado en todo el mundo y matan anualmente a 1,4 millones de personas.

Los más peligrosos son los tipos B y C porque, pueden desencadenar fibrosis (cicatrización), cirrosis y cáncer de hígado. El daño permanente del hígado o insuficiencia hepáticapuede requerir un trasplante.

Se calcula que unos 240 millones de personas en el mundo conviven con el virus B y dos terceras partes de ellos nunca han sido diagnosticados, por lo que corren el peligro de desarrollar cirrosis o cáncer de hígado. 1 de cada 12 personas en el mundo tiene hepatitis B o C y no lo sabe.

Actualmente existen fármacos muy eficaces que evitan en un 80 % de los casos desarrollar un cáncer de hígado, que es el segundo más mortífero tras el de pulmón.

La Asamblea Mundial de la Salud aprobó en 2014 una resolución que pide el desarrollo e implementación de políticas públicas multisectoriales destinadas a reducir la incidencia y morbilidad de la hepatitis.

La resolución urgía a los países a que desarrollen programas de prevención de la hepatitis y refuercen los de inmunización para reducir la incidencia de los tipos para los que existen vacunas.

Hoy, la OMS volvió a recordar la importancia de prevenir la infección, pero también de dar un impulso a la detección de la enfermedad, a través de la masificación de los diagnósticos.

- Grupos de riesgo

= Personas que recibieron una transfusión de sangre o trasplante de órgano, sobre todo antes de 1992.

= Quienes tuvieron contacto eventual o directo con sangre, o tengan signos o síntomas de la enfermedad.

= Pacientes que hacen o hicieron hemodiálisis, como los hemofílicos.

= Personas que viven con HIV.

= Personas con tatuajes o piercings, o que practiquen la acupuntura.

 = Personas que se inyectaron o aspiraron drogas.

 = Personas con múltiples parejas sexuales o que no utilicen preservativos.

 = Convivientes con afectados por hepatitis virales crónicas.

- Vias de transmisión

La hepatitis A y E se contrae por la ingesta de agua o comida contaminada, mientras que los virus B, C o D se contagian por contacto con fluidos corporales tras haber compartido una jeringa, mediante una transfusión de sangre o por transmisión sexual, entre otras causas.

Aproximadamente, dos millones de personas contraen la hepatitis anualmente al reutilizar jeringuillas, por lo que la OMS urge a que, cuando sea posible, se use otra forma de administración de medicamentos para evitar inyecciones innecesarias.

La agencia sanitaria de Naciones Unidas insta a todos los servicios de salud a usar inyecciones estériles en todos sus procedimientos, a diagnosticar todos los donantes de sangre respecto a si son portadores de los virus B y C, y a promover el uso de la vacuna contra la hepatitis B.

En el caso de la hepatitis B, la madre también puede transmitir al hijo el virus, por lo que se recomienda la vacunación del recién nacido.

- Diagnóstico

Las hepatitis más comunes son la A, B y C y la única forma de detectarlas es mediante un test muy simple, que requiere apenas una extracción de sangre. Esta prueba se realiza en forma específica para cada tipo de hepatitis y está disponible en forma gratuita en hospitales públicos y centros de salud del país.

- Prevención

Argentina es, según datos de la OMS de 2013, el segundo país de Latinoamérica, después de Brasil, que distribuye medicación para hepatitis crónica de manera totalmente gratuita. Además, el país fue el primero en simplificar el esquema de vacunación contra la hepatitis A y el primero en Latinoamérica en disponer la vacunación universal contra la Hepatitis B.

Desde 2005 la cobertura de vacunación de la hepatitis A fue incrementándose paulatinamente, hasta alcanzar valores cercanos al 95%. Se registró un descenso de alrededor del 88% de los casos desde 2008 hasta el año 2012 y este virus dejó de ser causa de la falla hepática fulminante.

Asimismo, el ministerio informó que el Calendario Nacional de Vacunación cuenta con la vacuna contra hepatitis B desde el año 2000 para todos los niños recién nacidos. La vacuna se empezó a aplicar a toda la población a partir del año 2012, y se incorporó al calendario en el año 2014.

En 2012 la cartera sanitaria nacional creó el Programa Nacional de Control de Hepatitis Virales que tiene como uno de sus objetivos estimular y promover el testeo de estas enfermedades. El equipamiento necesario, así como las determinaciones de reactivos de hepatitis se distribuyen en todo el país.

Para los virus A y B hay vacunas y, desde que se implementó la recomendación de inmunizar a todos los niños contra el virus B, el 74 % de los niños en el mundo la han obtenido.

La OMS recomienda que la vacuna se de, si es posible, durante las primeras 24 horas de vida del bebé, y que a esta le sigan dos dosis más (1 y 6 meses) para completar la inmunización. Asimismo, la OMS también recomienda la vacunación en adultos que estén en riesgo de contraer la hepatitis B.

Por otra parte, el ministerio de Salud provee a todo el país las drogas necesarias para el tratamiento de la hepatitis B y C. Esta cobertura alcanza a todas las personas con cobertura pública exclusiva, lo que significa reforzar en este ámbito también la política estatal de asegurar el acceso público a los medicamentos.

 

Proyetco Salud