Instituto Médico Platense

Excelencia en Medicina al servicio de la Comunidad

412 0900

425 8394

425 8390

Menu

Adultos mayores. Cómo prevenir caídas y fracturas

imagen

La más complicada es la de cadera, que se da con más frecuencia en mayores de 70

Utilizar elementos de apoyo, acondicionar la casa, llevar un buen control de la medicación, son algunas de las pautas que ayudan a prevenir caídas y potenciales fracturas en adultos mayores. La que mayor gravedad reviste es la fractura de cadera: se producen unas 34.000 al año y ocurren más en mujeres que en hombres.

La osteoporosis, la artrosis, el desgaste y la fragilidad del esqueleto, y la pérdida de tono muscular son los principales factores que inciden en las fracturas en personas de edad avanzada. Las mujeres sufren pérdida de tejido óseo a mayor velocidad que los hombres, por eso en ellas la incidencia es mayor.

Como consecuencia de las caídas, las fracturas más frecuentes son las de vértebras, muñeca y cadera, siendo esta última la más grave. La proporción estimada indica que en nuestro país una de cada tres mujeres y uno de cada cinco hombres sufren fracturas de cadera, según una guía publicada por la Fundación Internacional de Osteoporosis en 2012.

Ese tipo de fractura suele darse con mayor frecuencia en mayores de 70 años.

“Con la edad, no solo se deteriora la calidad del tejido óseo, sino que además los músculos pierden fuerza y función. La persona siente de a poco que ya no tiene la misma velocidad al caminar, o que pierde la capacidad de respuesta rápida ante las caídas. Por eso es necesario hacer una evaluación sobre el funcionamiento muscular integral, que acompaña la prevención de accidentes o fracturas a edades avanzadas”, sostiene Federico Mori, médico especialista de la División Traumatología del Hospital de Clínicas, quien respondió a dudas frecuentes en torno a este tema.

Suele decirse que la fractura de cadera se produce antes de la caída. ¿Es real o es un mito?

—Es un mito. La mayoría de las veces la fractura se produce por un traumatismo de baja energía, habitualmente por caídas desde la posición de pie.

¿La fractura siempre provoca dolor o puede pasar desapercibida?

—La mayoría de las veces provoca dolor, desde leve a severo. Las fracturas de cadera con escaso desplazamiento son las que pueden provocar menos dolor y tener chances de pasar desapercibidas.

¿Cuáles son los principales aspectos a tener en cuenta para prevenir accidentes en adultos mayores?

—Si la persona presenta inestabilidad en la marcha es necesario que use algún tipo de ayuda (andadores, trípodes, bastones) y calzado antideslizante, a fin de prevenir caídas. Además, es importante acondicionar el hogar: colocar sujetadores en las paredes de los baños, usar ducha en lugar de bañadera, colocar pasamanos en escaleras, usar luz de noche, retirar obstáculos como alfombras o cables sueltos.

Desde el aspecto médico es importante el control de aquellas medicaciones con efectos sedantes, hipotensores, hipoglucemiantes que puedan enlentecer los reflejos o afectar la coordinación neuromuscular. Y, en caso de que los haya, corregir cualquier trastorno de la visión.

Además, para la prevención de la osteoporosis y de la debilidad muscular es importante tener hábitos saludables: practicar actividad física en forma regular, llevar una buena alimentación que incluya una buena cantidad de lácteos (fuente principal de calcio) y de una adecuada porción de proteínas, exposición regular al sol. Tanto el cigarrillo como la ingesta excesiva de alcohol son nocivas para el esqueleto.

¿Una fractura puede complicar el cuadro de personas con enfermedades previas?

—Sí. La fractura de cadera tiene una mortalidad al año de hasta un 30%. En adultos mayores, la fractura de cadera puede empeorar el curso de las condiciones previas por la repercusión hemodinámica, el estrés fisiológico y la postración que genera.

¿Cuáles son los pasos para una correcta recuperación?

—El primer paso es el diagnóstico oportuno, por lo que ante la sospecha hay que realizar la consulta de forma urgente. El segundo paso es realizar el tratamiento definitivo, que la mayoría de las veces es quirúrgico, tan pronto como se pueda. El tercero y tan importante como los anteriores es adherir completamente al programa de rehabilitación indicado

 

Proyecto Salud